PROYECTO ESCUELA (ESP)

ESCUELA RUGBY GÒTICS R.C. DE BARCELONA “ESCUELA DE VALORES”

La Escuela de Gótics Rugby Club se creó en 1988. Nuestro proyecto tiene como objetivo crear una escuela de valores mediante la práctica del rugby.

Actualmente cuenta con más de 150 jugadores divididos en 6 categorías: femenino sub 18, alevín, benjamín, pre-benjamín, minis y escoleta de  psicomotrocidad.

 

1) INTRODUCCIÓN

Aunque el rugby siempre se ha considerado como un deporte de valores que siempre han estado presentes en la Escuela, la tecnificación deportiva de los jugadores era un objetivo demasiado preponderante. De acuerdo con el planteamiento actual, la Escuela realiza una formación deportiva que abarca el aspecto físico, cognitivo y afectivo de los niños y niñas. No aspiramos a formar jugadores sólo para nutrir las filas de los equipos seniors sino que queremos que los chicos y chicas vengan a la Escuela a divertirse, a disfrutar del deporte, de los compañeros, a crecer equilibradamente y desarrollarse como personas en un entorno sano.

 

2) OBJETIVO

El objetivo de la Escuela es hacer disfrutar a los chicos y las chicas de nuestro entorno con la práctica del rugby, enseñándoles las técnicas básicas y las normas propias de este deporte, desarrollando los aspectos psicológico y afectivo – emocionales y haciéndoles partícipes de los valores asociados al rugby, teniendo máximo cuidado de la seguridad.

 

3) OBJETIVOS GENERALES

3.1 Participar en el desarrollo como personas de los chicos y chicas

a) Disfrutar de la práctica del rugby, más allá de la vertiente exclusivamente competitiva

b) Aceptar la pluralidad de género en los deportes como algo natural y saludable

c) Compaginar intereses individuales con intereses colectivos, de acuerdo con un objetivo común de equipo

d) Conocer, controlar y saber utilizar correctamente las propias capacidades psíquicas y físicas, para sacar un buen rendimiento

e) Dar importancia a valores como la compañía, el sacrificio, la nobleza y el respeto hacia los demás

3.2 Dar a conocer y practicar las técnicas propias del juego del rugby.

a) Conocer los aspectos técnicos y tácticos para una correcta práctica del rugby

b) Conocer, entender y respetar el reglamento y los diferentes aspectos normativos del juego del rugby

c) Aceptar las situaciones de contacto, disociándolas de comportamientos intencionalmente violentos

d) Conocer y adquirir el hábito de utilizar los elementos de seguridad para evitar, en lo posible, las lesiones y en los casos en que se produzcan, minimizarlas

e) Distinguir y utilizar las posturas y los movimientos que evitan las lesiones

3.3 Ofrecer una acción formativa de calidad basada en la pedagogía y la participación.

        a) Desarrollar y seguir un proyecto pedagógico de escuela que define su estilo propio y único

b) Facilitar la integración y la participación de los padres en el funcionamiento de la Escuela

c) Trabajar conjuntamente con las otras escuelas de rugby para mejorar la calidad del trabajo pedagógico

d) Respetar y seguir la “Declaración de los derechos de los niños en el deporte” y la “Declaración de los derechos de los jóvenes jugadores de rugby”

e) Ofrecer a los niños y niñas un itinerario progresivo de formación, adaptado a cada edad, en el ámbito técnico, psicológico y afectivo-emocional, a través del rugby

f) Enseñar y practicar un estilo de juego propio: moderno, abierto y muy colectivo

3.4 Aportar al entorno una opción deportiva de calidad

a) Introducir el rugby en el ámbito escolar

b) Promocionar el rugby femenino

c) Extender la práctica del rugby en todo el Barcelonés

 

4) ESCUELA Y CLUB

La Escuela está integrada dentro de Gótics Rugby Club y se trabaja de manera coordinada para potenciarse mutuamente.

Como una sección más, la Escuela participa en los órganos de gobierno del Club y aporta un punto de vista formativo y de relación con el entorno. La gestión planteada de esta manera permite optimizar recursos y, en consecuencia, disponer de posibilidades que de otra manera no tendría. La Escuela y el Club comparten instalaciones, recursos económicos, servicios y gran parte del material, así como criterios técnicos.

Para aquellos jugadores de la Escuela que una vez terminado el ciclo de formación básica quieran seguir practicando el rugby, el Club ofrece un itinerario de continuidad formativa en categorías de competición.

Existe una coordinación técnica Escuela-Club para garantizar que la programación de la formación garantice esta continuidad.

 

5) ESCUELA Y ENTORNO

La Escuela tiene la voluntad de estar presente en el ámbito del deporte infantil del barrio de Sants-Montjuïc y extensivo en la ciudad de Barcelona. Para ello, se relaciona con centros educativos, otras instituciones y el propio Ayuntamiento del barrio y de la ciudad.

Ofrece a los centros docentes la posibilidad de introducir el deporte del rugby en las programaciones de dos maneras: con actividades formativas para alumnos, realizadas en los propios centros y con actividades desarrolladas en el Campo de la Foixarda.

 

6) ORGANIZACIÓN DE LA ESCUELA

La Escuela organiza en base a 3 colectivos importantes para su actividad

* Los jugadores:

Son la base y el motivo de ser de la Escuela. Todo gira alrededor de ellos y de sus necesidades formativas. Desde los 3 años hasta los 14 (17 en chicas), los chicos y chicas viven con nosotros situaciones que, en la inmensa mayoría de los casos los enriquecerán y contribuirán a formar su personalidad. Los ayudamos a conocer su cuerpo, sus potencialidades y sus limitaciones.

Es importante observar que el rugby es un deporte integrador en cuanto la complexión física de los chicos y chicas. Altos, bajos, delgados y gruesos tienen un importante papel a jugar en un equipo de rugby. Todos igualmente apreciados. Nuestra escuela ofrece pues una posibilidad extraordinaria para practicar deporte a niños y niñas rechazados por otros.

Entendemos que los chicos y chicas no son futuros jugadores sino que ya son jugadores. Nuestra visión de los jugadores se ajusta a lo recogido en los derechos del joven deportista y los del joven jugador de rugby.

* Los padres:

Son claves ya que sobre ellos recae el mayor peso de la acción formativa de sus hijos. El complemento que les ofrecemos con nuestra actividades siempre se habla con ellos y su opinión produce un feedback que nos ayuda a mejorar.

Fomentamos también la participación de los padres en la gestión del club. Con actividades de carácter deportivo, lúdico y cultural, se intenta crear espacios de comunicación entre los padres. De alguna manera se busca que la presencia del hijo en la Escuela también conlleve un compromiso de los padres.

* Los educadores:

Queremos que los responsables sean más educadores que entrenadores. Esta distinción lleva asociada una concepción diametralmente opuesta a la figura clásica del responsable del equipo. Un entrenador entrena, tecnifica, busca la excelencia en el juego. Un educador educa, utiliza las actividades deportivas para complementar la formación de los chicos y chicas. Les enseña a manejar situaciones técnicas, pero también psico-afectivas con las que los jugadores no se habían encontrado o habían resuelto de manera insatisfactoria.

El rugby es un deporte de valores y las características del juego llevan inevitablemente a controlar las pulsiones y a entender el juego de manera colectiva. El trabajo del educador es ayudar al jugador a resolver satisfactoriamente estas situaciones facilitándole herramientas técnicas y psico-afectivas.

El cuadro técnico está formado por una mezcla de ex-jugadores y jugadores en activo, que garantizan un trabajo serio y responsable. El Club busca la formación continuada de sus educadores para mejorar su tarea global.

 

7) LA COMPETICIÓN

El espíritu competitivo es inevitable. Es inherente al deporte y no se puede evitar. Los propios jugadores lo llevan incorporado. Pero el papel de los educadores de la Escuela es transmitir:

* El respeto a los propios compañeros, independientemente de su nivel de juego. Todo el mundo juega y no hay titulares y reservas. Hay un equipo.

* El respeto al equipo rival. El equipo rival es un amigo y por eso celebramos el tercer tiempo o convivimos con quienes han sido nuestros adversarios sobre el terreno de juego.

* La victoria es un accidente, bienvenido, pero un accidente. Apreciamos más perder un partido donde los dos equipos han jugado bien que ganar un mal encuentro.

 

8) EVALUACIÓN

La evaluación se plantea como la herramienta necesaria para realimentar nuestra programación y nuestra eficacia formadora.

Normalmente, utilizamos 3 parámetros para valorar nuestra labor.

* La evaluación evolutiva de los jugadores y los equipos en los aspectos técnicos, psíquicos y afectivos, realizada por los propios educadores

* La evaluación subjetiva de la Escuela realizada de manera bimensual por los entrenadores.

* La evaluación de los padres sobre la Escuela en general, a final de temporada.

Asimismo, a través de sugerencias, contactos con padres, coordinación con otras secciones del Club, se obtiene información que se incorpora a las nuevas programaciones y objetivos anuales.